Imagen de cabecera

Google Green II

Publicado por Victor Fernández el jueves, 30 de agosto de 2012 0 comentarios


En la primera parte de este vistazo a la política medioambiental de Google recorrimos los puntos de mayor consumo energético de la compañía y vimos cómo son alimentados. Pero la gran G va mucho más allá. ¿Nos vamos a Mountain View?.

TRANSPORTE SOSTENIBLE.

Googleplex, la sede principal de la compañía, se encuentra en Mountain View (Santa Clara, California) a unos 60 kilómetros de San Francisco. Para cubrir esta distancia, los trabajadores de Google (Googlers) tienen a su disposición una flota de autobuses lanzadera completamente gratuitos que se encargan de moverlos entre sus casas y sus oficinas. La posición de cada autobús y el tiempo restante a cada parada esta disponible en la red.
Estos vehículos funcionan únicamente con diesel con un contenido ultra bajo de azufre y algunos cuentan con paneles solares en el techo. Los asientos de los pasajeros pueden moverse y existen mesas de trabajo con las que aprovechar el tiempo de viaje. Si algun googler es amante del ciclismo, puede pedalear parte del recorrido y después subirse a alguno de los autobuses puesto que están equipados con soportes especiales para bicicletas. 




Los cuatro edificios que componen Googleplex ocupan 47.038 metros cuadrados. Las instalaciones incluyen 12 cafeterias, lavanderías, gimnasio, 2 piscinas... para desplazarse dentro del complejo, los trabajadores tienen a su disposición cientos de pequeñas bicicletas.

Para desplazamientos más largos, Google dispone de un programa de coches compartidos: gFleet. Consiste en una flota de coches eléctricos e híbridos que pueden ser usados por cualquier trabajador. Para dar soporte a estos vehículos, Google dispone de 400 puntos de carga de nivel dos (carga rápida) que se reparten por todo San Francisco. Tanto los puntos de carga como los coches disponibles pueden ser consultados a través de google maps. Además, Google colabora con el desarrollo de nuevos vehículos “limpios” y potencia su compra entre sus trabajadores llegando a instalar gratuitamente puntos de carga en los domicilios de los trabajadores que se compran un coche eléctrico.

Se calcula que la suma de la gFleet, los autobuses lanzadera y las estaciones de carga ahorra al planeta 5400 toneladas de co2  al año (unos 14 mil vehículos).

EDIFICIOS SOSTENIBLES.

Google está convencido de que los entornos de trabajo saludables ayudan a mejorar la productividad. Por ello se plantean sus propios edificios como seres vivos que forman un pequeño ecosistema con la gente que trabaja en ellos y con el entorno en el que se ubican. En el diseño de sus oficinas, Google apuesta por por la luz natural, el aire limpio y los materiales sin productos potencialmente tóxicos. Sólo se emplean pinturas, selladores, adhesivos, alfombras y muebles con los niveles más bajos de formaldehídos y componentes volátiles orgánicos (COV). La compañía se esfuerza en emplear materiales sostenibles fabricados cerca de sus instalaciones, libres de plomo y mercurio, y con el mayor porcentaje de componentes reciclados y biodegradables.
En Estados Unidos, Google realiza un riguroso control sobre los materiales de construcción que adquiere. Los proveedores están obligados a proporcionar la información completa de todos los “ingredientes” añadidos al material durante la cadena de producción. Esta información se comparte a través del proyecto Pharos

En el diseño de sus oficinas, Google plantea estrategias operativas que reduzcan el uso de energía y agua. Toda la equipación electrónica cuenta con certificaciones Energy Star (o similares) y existen dispositivos destinados a controlar que los aparatos, las luces, el aire acondicionado y la calefacción sólo están encendidos cuando son realmente necesarios. Se emplean paneles solares para calentar el agua y se reutilizan aguas residuales (de la instalación y municipales) para los inodoros y el riego de jardines. Por ejemplo, en Hyderabad (India) 380.000 litros de aguas residuales son tratadas y reutilizadas anualmente para usos no potables. 

Los equipos en las oficinas de Google de todo el mundo compiten entre ellos para ver quien consume menos. Esta competición genera nuevas ideas que permiten a Google poner en práctica estrategias innovadoras y localmente apropiadas para reducir los residuos, ahorrar energía y agua, y mejorar la calidad ambiental interior.

COMIDA SOSTENIBLE.
“Mantener sanos a nuestros empleados es un buen negocio”.
Google se ha comprometido con la elaboración de alimentos saludables que pone a disposición de sus empleados en sus oficinas de todo el mundo. Mediante su programa de alimentos informa a los Googlers sobre cómo y dónde se cultiva su comida. En la medida de lo posible las granjas que abastecen los comedores de Google se encuentran en un radio de 300 km. De este modo la comida llega fresa, se potencia la economía local y se reducen los costes (ambientales y monetarios) que suponen los transportes. Además las granjas que abastecen a la compañía, deben demostrar que cultivan y alimentan a sus animales de una manera sana y sostenible. Los productos que no se pueden conseguir cerca de los puntos de consumo (como el café) se compran a productores individuales que cuentan con el Certificado de Comercio Justo.

El programa Google Green Seafood se desarrolló en colaboración con el Acuario de la Bahía de Monterrey y establece la referencia que la compañía sigue para comprar pescados y mariscos. Google establece convenios con mayoristas locales a los que exige cumplir límites rigurosos límites a sus capturas. 

Google analiza continuamente su lista de compra para evitar las sobras y generar así menos residuos. Aún así siempre hay excedentes que se dedican a la beneficencia. Por todo Googleplex existen contenedores de materia orgánica destinada al compostaje y al reciclaje. En las cafeterías se usan platos y cubiertos reales para tratar de minimizar las vajillas desechables (que existen y son 100% reciclables). 

Se calcula que el 20% de los residuos de cafetería se recicla y el resto se convierte en abono.


SOFTWARE SOSTENIBLE.

Hasta ahora, todo el esfuerzo ecológico de google les acaba reportando beneficios directos: no depender de compañías suministradoras de energía y ahorrar en sus facturas. En sus productos es donde realmente se puede ver que la sostenibilidad forma parte de su cultura. ¿Cómo algo no físico puede ser ecológico?. La respuesta es muy simple, ayudando a que nosotros seamos más sostenibles.

La velocidad de todas sus herramientas a parte de hacernos la vida más fácil ahorra energía. cuanto antes encuentres la información que buscas antes apagaras tu ordenador (o las pantallas de tu móvil o tableta). Los servicios en la nube de google (Gmail, Google Apps...) evitan que cada empresa tenga sus propios servidores (y ya vimos lo eficientes que eran los de la gran G). De hecho,  se calcula que las pequeñas empresas con menos de 50 personas pueden ahorrar hasta 172,8 kWh de energía y 101,6 kg de carbono al año por cada usuario mediante el uso de Gmail en vez de tener un servidor de correo electrónico alojado en la empresa.

Los mapas de Google nos permiten calcular rutas entre dos puntos. Cuanto mejores sean esas indicaciones antes llegaremos y menos tiempo usaremos el coche... si es que viajamos en coche porque también podemos calcular rutas en a pie, en bicicleta y en transporte público. En caso de que tengamos un vehículo eléctrico, Google Maps también nos indicará los puntos de recarga más cercanos. 

Organizaciones de todo el mundo utilizan Google Earth para mostrar la deforestación, los hábitats de especies en peligro de extinción y los efectos del cambio climático. Rebecca Moore, ingeniera de Google, utilizó Google Earth para ayudar a detener la tala de 1.000 acres de secoyas cerca de su casa en las montañas de Santa Cruz. Mediante Google Earth fue capaz de mostrar el posible impacto de la explotación forestal. Rebecca ganó su lucha en contra de la compañía maderera y se dio cuenta de que otras organizaciones podrían beneficiarse de los mapas de Google y las herramientas de visualización. Para apoyar ese uso en el año 2007 se fundó “Google Earth Solidario”.

En casi todos los productos de google podremos encontrar algún detalle verde. En Google Finance podrás encontrar valoraciones medioambientales de las empresas al lado de su cotización en bolsa. En SketchUp podrás ver como el sol iluminará tu casa cualquier día del año y podrás ver cómo se distribuirá en calor en ella permitiendote cambiar el diseño para optimizar la luz y el calor.


Google está demostrando que se pueden obtener beneficios con la protección del medio ambiente. Su decidida apuesta por las energías renovables les proporciona una factura eléctrica baja y les hace menos dependientes de los mercados. El respeto por las comunidades en las que se instala se extiende a sus trabajadores y consigue que todos ellos disfruten siendo Greeners. De esta manera el trabajador se implica más con la empresa aumentando su productividad y su espíritu innovador.

0 comentarios:

Publicar un comentario